Rosa Guevara

                               

De Cruz Verde a Velazquez sesenta y nueve

                     

 hace años existía una pensión (por allá)

                             

  y no hay doctor alguno que no recuerde

                     

  a nuestra vieja Rosa con devoción.


 

                           

Del oriente, de Zulia y hasta de Lara;

                           

 del llano, de los andes y de Falcón,

                         

 para el estudiantado, Rosa Guevara,

                   

 refugio de cariño fue tu pensión.


 

                         

Con Tito H. Briceño, con Valenzuela,

                         

con Guayito, con Mambi, con Alayón,

                              

  Andrés Guillermo y Otto, Manuel Alberto,

                     

  Antonio Piña, Anibal y Juan Ramón (y Juan Ramón).


 

                       

Juan Antonio moviendo su cadenita en el deo,

                         

y los Camejos listos para escuchar

                                

 los chistes, las canciones, las palabritas

                 

que nos largaba Rosa para gozar (para gozar).


 

   

   


 

Con Tito H. Briceño, con Valenzuela,

con Guayito, con Mambi, con Alayón,

Andrés Guillermo y Otto, Manuel Alberto,

Antonio Piña, Anibal y Juan Ramón (y Juan Ramón).


 

Juan Antonio moviendo su cadenita en el deo,

y los Camenjos listos para escuchar

los chistes, las canciones, las palabritas

que nos largaba Rosa para gozar (para gozar).


 

De Cruz Verde a Velazquez sesenta y nueve

hace años existía una pensión (por allá)

y no hay doctor alguno que no recuerde

a nuestra vieja Rosa con devoción.


 

Cuantos doctores hizo la vieja Rosa

debemos recordarla con emoción (por la comida).

Ella fue buena madre y cariñosa

cuando estuvo en Caracas con su pensión.


 


 



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *