Carlos Mendoza

carlos-mendozaSoy Ingeniero Electricista, egresado de la Universidad de Carabobo en la mención Control y por ejecución, también soy de la mención Potencia. Aprendí a tocar cuatro de manera autodidacta, a raíz que mi hermana me regaló un “cuatro carupanero” por allá por el año 1.971 cuando me iniciaba en la Universidad. Fui observando a los que sabían: los de Yaracuy, guayaneses y hasta de aquí, en Valencia, de todos aprendía. Tuve siempre un mentor, a mi manera, de ellos aprendí lo básico de los acordes: siempre que una canción es en tono mayor, se puede sacar por otro tono mayor; o que para entrar en un tono se hace por la segunda o dominante y así sucesivamente.

Siempre buscando el lado donde está la música, formé junto con mi hermano menor y otros vecinos de la cuadra, un grupo para sacar serenatas para tocarles a las novias, a las madres y hasta por los cumpleaños de algunos de los relacionados del grupo. Allí teníamos dos cuatro y unas maracas. Luego, mi papá me regaló una bandolina hecha por un señor Alvarado de la Vivienda Rural de Bárbula y pronto la incorporamos al grupo de serenatas. Hubo una ocasión en la cual el grupo salió con dos cuatro, una guitarra, la bandolina y las maracas para acompañar los boleros; sonaba mundial.

Como me fui a trabajar a Caracas, el grupo de serenatas bajó mucho pues no teníamos mucho tiempo para ensayar; sólo los fines de semana. Allá en Caracas seguí practicando con la bandolina y en una oportunidad, la empresa donde trabajaba contactó al grupo “un Solo Pueblo” para dar clases de instrumentos musicales y así obtuve clases con Mao Fermín para mejorar la ejecución. Tuve progresos bárbaros pero eso no duró pues la empresa no cancelaba sus deudas y pronto no se continuaron las clases.

Practicaba los fines de semana con el grupo “Cuerdas” de Valencia, un grupo formado por Gustavo Ruiz, quien tocaba la primera bandolina en ese entonces, adonde me llevó mi estimada amiga Gloria González. De esta época conservé una canción con la que dormía a mis hijos por las noches: “Natalia” de Luis Laguna. Luego le agregué otras canciones para diversificar un poco. Dando vueltas de aquí y allá, mi esposa me informa sobre cómo entrar en la Escuela de Música “Sebastián Echeverría Lozano” de Valencia y pude entrar luego de la audición, ya que estaba trabajando por mi cuenta aquí en Valencia. Allí cursé hasta el tercer año luego del cual no pude seguir pues comencé a trabajar en el Oriente del país, luego estuve en Barquisimeto y ahora estoy en Caracas, aunque sigo viviendo en Valencia.

En ella tomé dos años de guitarra clásica y un año de cuatro para ver si podría ver clases sobre “cuatro solista” pero allí no daban esas clases y desarrollé entonces las habilidades con la mano ejecutante, ayudando a los menos diestros delgrupo cómo ejecutar las segundas y terceras posiciones de los acordes y algunas otras travesuras que se aprenden en el camino. Ahora estoy aprovechando el blog del cuatro para transmitir a otros con menos chance en conseguir ese “tutor” para mejorar su ejecución y así hacer que más personas disfruten de la grata compañía que es este instrumento: el cuatro.

Save

6 Comentarios

  1. Luis Quiñones

    MI AMIGO ESPÍRITUAL DE TRANQUILIDAD Y SOSIEGO ESE ES MI CUATRO VIEJO QUE SIEMPRE ME TRAE PAZ. NO ME PUEDO IMAGINAR SIN EL A MI LADO UN DIA, CREO QUE ME MORIRIA DE TRISTEZA Y DE PESAR, AL NO PODER INTERPRETAR, NI TOCAR MIS MELODIAS.

  2. Luis Marino

    Mientras más miro esta página más me gusta. Veo historias como la de Carlos y la verdad me inspira a iniciar de manera autodidacta el aprendizaje del cuatro. Actualmente vivo fuera de Vzla y esta Navidad cantamos con los niños unas parranditas de nuestra tierra para de alguna manera transferir la tradición en nuestros hijos, pero no teníamos un cuatrista cerca, de manera que, me planteé como propósito iniciarme con el cuatro para ver si el próximo Diciembre 2017 puedo acompañar las parrandas con el cuatro, cualquier consejo por donde iniciar es bienvenido. Muchos Saludos paisanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *