La caida del rancho viejo

                              

Por la casa montonera de los González Herrera

                                  

ya mis ojos no la ven,          sentí que me  cruzó un gancho

                                          

el alma cuando vió el rancho debajo de un terraplén

                                     

y el pescuezo de un requinto sosteniendo un comején.


 

   


 

                                  

Me quedé un rato confuso y unos recuerdos intrusos

                                

me tomaron de rehén,          porque un día mi madre puso

                                          

la lámpara a unos lechuzos que con luz y que no ven,

                                 

lloré  cuando ví el mechuzo todavía con kerosene.


 

                                            

          Encontré en el poco e' tierra por debajo de un sontén,

                                

una foto de mi padre donde apenita se ven

                                           

donde juraron amarse y hacer del rancho un Edén,

                                    

hoy en día mi madre muerta y mi padre rumbo a cien.


 

                                        

          Hoy los muchachos que criaron envejecimos también

                                        

y yo voy a estar conforme con los años que me den,

                                            

hoy vi que la vida lleva la velocidad de un tren,

                                    

y hay que vivirla contento sin ver por donde hubo quién.


 

INTERLUDIO:

   


 

                              

Todavía queda la troja con una horqueta floja

                                 

donde estaba el cebollín,          por debajo del rastrojo

                                      

y encima del poco de hojas una manta de arestín,

                                             

mi alma igual que el piazo de troja guindándome de un tilín.


 

   


 

                              

Cayó la mula ya china, cayó el puente de Argentina

                              

cayó el muro de Berlín,         y no va a  caer mi rancho

                                       

que lo sostenían tres ganchos con cien años de trajín

                                 

nada es eterno en la vida, tenía razón Benjamín.


 

                                    

          Adiós rancho sabanero, me está matando tu fin,

                                   

polillitas del soguero conviertan en aserrín

                                                 

a la silla y el suadero que está en el troncón de mi,

                                

pa' no recordar el jovero manoseándole la crin.


 

                                         

          Los que me miren mañana de sombrero y de blue jean

                                     

pensarán más bien que soy orgulloso y patiquín,

                                                 

si supieran que yo vengo de esas tres planchas de zinc,

                            

olorosas con el jumo que salía del camarín.


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN EN VIVO



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *