Josefina (Dámaso Figueredo)

Tumblr

INTRO:

   


 

                   

A veces por darse cuenta o  por capricho

                                  

cualquiera queda en la ruina; tal como a mi  me pasó

                                     

por estar siguiéndole los pasos a Josefina,

                              

a ver si la convencía, le compré una limosina.


 

                     

Yo tenía un puño e' ganao   y  lo vendí  todito

                   

en plata efectiva, para llevar a Josefa

                                

a Ecuador, al Perú y a Bolivia, al Brazil

                      

y a Colombia, Panamá y Argentina.


 

                                      

A su regreso Josefa, no saludaba ni conocía la familia

                              

yo mismo  que era su hombre, me  despreciaba y me veía

                                                

por encima diciendo que ella había andado por la América latina,

                                  

y que un negro como yo  no podía pensar en catira.


 

                                        

Esa vez vendí la casa, los marranos y acabé las gallinas,

                                 

cansado  de tanta amargura en cualquier hora del día

                                 

me metía en una cantina, pidiéndole al cantinero

                                         

de la bebida mavina y veia palpablemente a mi lado a Josefina.


 

INTERLUDIO:

   


 

                                     

Yo no es que  soy hablador, embustero ni me echo  culpa encima

                                              

pero lo  de yo y Josefa, se terminó por culpa de una vecina

                             

bastante yo la veía conversando con su amiga.


 

                           

Yo llegaba del trabajo     con el morral, el machete

                     

y la escardilla y me daba sentimiento llegar a mi casa y ver

                                     

para la cocina  los pollos en el fogote tapando la comida.


 

                                                    

Un vaso  de tomar agua, y los pocillos por dentro llenos de hormiga

                                 

Josefa  en la otra casa     senta en la puerta de piernas

                                            

de carabina, zumbándose risotadas como que le hacían cosquillas

                               

y los perros en la sala lamiendo las cucharillas.


 

                                                  

Un día llegué medio bravo desde el cañizo me asomé por una envía

                                

un hermano e' la vecina Josefa  lo acariciaba y le sacaba

                                       

espinillas y él acostao sobre de ella con una mirada viva

                                        

ese era el que me agarraba el maiz salteao por la orilla.


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Quizá también te interese:

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *