Biografías de un querendón

INTRO:

   


 

                       

En una humilde casita     con techo e' palma,

                                

de caballete y horcón, cerca de un camino real,

                                     

producto de un gran amor fue que nació  este llanero

                 

sencillo y trabajador.   


 

                        

Me fui curtiendo en el campo    negrita mía,

                                 

bajo los rayos del sol, del potrero a la quesera,

                              

del conuco al tinajón, teniendo por mayordomo

                        

el golpe del mandador.     Fui caporal en muchas

                       

noches sin luna del jagüey a la laguna

                                            

y en el trapiche burlón, donde la caña tan dulce  como tu boca,.

                                    

lanzaba su queja ingenua de guarapo y papelón.   


 

                              

Riachuelo de mis andanzas te recuerdo en lontananza

                                    

lo mismo que al almendrón, donde amarraba el caballo

                   

de mi noble inspiración.   


 

                                     

También recuerdo la troja  que paciente y silenciosa,

                                    

guardaba la provisión con la que siempre enfrentábamos,

                    

cualquier mala situación.


 

INTERLUDIO:

   


 

                          

Aquellos días transcurrían     con gran empeño

                         

al son de pan y sudor, el café  nos levantaba

                         

calientico del fogón, una raza campesina

                   

de rosario y de oración.   


 

                     

En el conuco el maizal      y el arrozal

                         

daban su  punto mejor, la patilla y la batata

                                   

la auyama con el frijol, y por eso en nuestra casa

                                   

nunca faltó el chicharrón.     Ni el queso e' mano

                                    

ni la típica postrera, ni el chinchorrito e' moriche

                                         

ni la batea ni el pilón, en la laguna  se tiraban los anzuelos

                                   

y con el sol mañanero, guabina bagre y pavón.   


 

                            

Tiempo de la adversidad mientras tenga voluntad,

                              

y algo de respiración, voy a llevarte conmigo

                 

latente en mi corazón.   


 

                                

Aquí tienes este emporio el más bello testimonio,

                                               

de un llanero cantador hijo de palma y sabana guariqueño querendón.


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *