Luthier

José Manuel Rodriguez

13 August 2012

José Manuel Rodriguez

José Manuel Rodriguez

Nacido en Caracas, Venezuela en 1969. Vivo mi niñez en una granja en un pueblo del Litoral Central, del ahora Estado Vargas, llamado Carayaca. A los seis años recibí de regalo mi primer cuatro, traído del estado Táchira, por un amigo empleado de la granja, que era músico y me enseñó mis primeros acordes. Continúo por cuenta propia de manera autodidacta ejecutando el cuatro. En el año 1990, comienzo a cursar estudios en la Facultad de Agronomía, en la Universidad Central de Venezuela, en Maracay Estado Aragua, sigo estudios de música de la mano del profesor Abel Quintero y combinado a mis estudios aprendía carpintería en un taller del Barrio El Milagro.

Una vez egresado de la universidad, Sigo trabajando la carpintería y adquirí un taller propio. En el año 1996, comienzo a reparar instrumentos musicales en mi taller de Carayaca y fabrico mis primeros instrumentos musicales de cuerdas, una bandola y un cuatro.

Luego curso estudios con el maestro Luthier Gonzalo Pieters Fergusson en su taller en Caracas, del cual aprendo las técnicas de construcción y reparación de instrumento y sigo estudios en la Universidad Bolivariana de Venezuela con el profesor Alexander Paredes en la cátedra de Luthería.

José Manuel Rodriguez

José Manuel Rodriguez

Durante los años 2005-2007, dicto clases de construcción de instrumentos en la escuela de talentos artísticos Voces Risueñas de Carayaca. A finales del año 2007 cambio de residencia y me mudo a Tenerife España, trabajando como carpintero para una tienda de muebles y en mis tiempos libres construyo mi primer cuatro en Canarias y conozco un instrumento Canario llamado Timple, del cual recibo los planos de otro amigo Luthier de la zona y comienzo a fabricarlos. El año 2010 obtengo del Cabildo de TENERIFE el Carnet que me acredita como artesano especialidad constructor de instrumentos madera cuerda. Actualmente tengo un taller propio y estoy fabricando y reparando, todo tipo de instrumentos para el mercado local y toda Europa con muy buena aceptación de mi humilde trabajo.

Para Contactar a José Manuel visiten: instrumentosbaritto.blogspot.com
por correo electrónico en: jbaritto16@hotmail.com o jbaritto16@gmail.com
o por Teléfono: 00 34 616 851 829

Norberto de León

26 June 2010

Norberto de León

Norberto de León


Nací en Canarias, Isla de Tenerife, pueblo de Tegueste en 1947, donde la música forma parte de la vida de sus gentes. Mi pasión por la música empezó en el momento de nacer ya que por parte de mi madre y por la de mi padre, me transmitieron genéticamente el sentido de la música. De pequeño vivía rodeado de instrumentos de música, guitarras, timples, laúdes y bandurrias. En la casa de mi abuelo siempre había una guitarra guardada en un baúl. Nunca olvido el día en que mi tío Evelio me enseñó las primeras lecciones del timple canario a la edad de 7 años. Luego vino la guitarra, el laúd, la bandurria, la mandolina, un poco el violín.

En este ambiente fue fácil el aprendizaje del folclore canario, las isas, las folías, las malagueñas, las seguidillas, las saltonas,

Luego está la predilección de nuestra gente por la música de Hispanoamérica. Tenemos facilidad para el aprendizaje del floclore sudamericano, el joropo venezolano, la samba y la chacarera argentina, la cueca chilena, los bailecitos bolivianos…..

La pasión por el trabajo de la madera la heredé de mi padre Eduardo, carpintero de toda la vida, y aunque profesionalmente nunca me dediqué a esta ocupación, el olor a serrín y viruta arraigaron en mi interior como un componente espiritual en mi vida.

¿Quién tuvo la culpa de que me aficionara a la luthería? El responsable fue José Luis (Chechu) un asturiano de Lugones. Hace algunos años, conocí en Asturias a un estupendo grupo de música andina llamado Kuntur Huasi al que fui invitado por mi amigo Antonio Tamargo, también miembro del grupo, a uno de sus ensayos. En él conocí al citado (Chechu), fantástico guitarrista, quenista, charanguista, a José Manuel Granda, extraordinario quenista, que toca el bombo legüero como pocos, al inigualable Yayo, de origen venezolano, guitarrista, charanguista, cuatrista y por último a Jonás nuestro director musical, que toca cualquier instrumento, la música andina no tiene secretos para él.

Un día, se dio la circunstancia de que Chechu tenía en su cabeza la necesidad de construir para el grupo musical un Ronroco (charango barítono), de un tronco de madera de abedul (madera abundante en Asturias). Como lo había cortado en dos, me preguntó si yo quería hacer otro. Le dije que no tenía la menor idea de cómo hacerlo. Me dijo que no me preocupara que él me asesoraría, que tenía planos.etc. Ahí empecé tímidamente a construir instrumentos para nuestro propio grupo. Después vino una guitarra, luego un charango, un cuatro venezolano.

En otra ocasión, surgió la oportunidad de hacer un curso sobre luthería. Nadie del grupo, excepto Jonás podía en ese momento. Al finalizar el curso Jonás nos trajo como regalo un libro que cambió mi vida, pues desde entonces es para mi como la biblia, titulado Making Master Guitars de Roy Courtnall, editado en Inglés. Aunque está dedicado a la construcción de la guitarra clásica española, los métodos que describe son igualmente válidos para cualquier cordófono.

No vivo de la luthería. Sólo hago instrumentos para los amigos el tiempo que tengo libre, que es poco. Tal vez dentro de cuatro años conseguida la jubilación, pueda aceptar algunos pedidos que me surgen.

El blog, Cómo construir un cuatro venezolano, está dedicado a esas personas con aptitudes manuales y que con el texto y las imágenes expuestas le pueden ayudar a entrar en el apasionante mundo de la construcción de instrumentos musicales. En el blog está mi correo de contacto, para el que quiera solicitar cualquier aclaración sobre este tema.

Norberto de León Cabrera
2008.

Para contactar a Norberto, visiten: Cómo construir un cuatro venezolano

Yliana Ferrebús

26 June 2010

Yliana Ferrebús

Yliana Ferrebús


Nací el Maracaibo, estado Zulia y actualmente tengo 32 años de edad, me he convertido en la única venezolana que se encarga de construir y reparar instrumentos de cuerda. Yo soy una luthier y, para mi orgullo, zuliana. Yo soy bendita entre los hombres, y elegido la delicada y minuciosa tarea de construir cuatro y guitarras, aprovechando mi herencia familiar. Sencilla, instruido, segura y muy trabajadora, así me caracterizo. Descubra lo que hay detrás de mi vida que trascurre entre la madera y la música.

En mi familia esta actividad viene de generación en generación, yo la adquirí por un primo doble de mi papa, de nombre José Ramón Hernández Ferrebus, que me ayudo a construir mi primera guitarras a la edad 17 años, porque yo tocaba ese instrumento. Luego decidí construir un cuatro y lo hice. Aproveche que mi padre era carpintero y me enseño a trabajar la madera, ya casi tengo 14 años en esta actividad.

Actualmente resido en Maracaibo, exactamente en la Av. La Limpia, Sector Ayacucho, calle 79 E con avenida 81 Nº 80B-114.

En dicho lugar se encuentra mi taller en donde me especializo en cuatros y guitarras, tanto reparación, mantenimiento y contracción de los mismos.

Cuatro Yliana Ferrebús

Cuatro Yliana Ferrebús

El termino francés luthier procede del vocablo luth que quiere decir laúd, un instrumentó de origen árabe que fue adoptado por la aristocracia europea convirtiéndose en uno de los mas aceptados de la música culta. En principio el termino se utilizo para designar a todos aquellos artesanos dedicados a la fabricación de instrumento, in dependientemente a la familia que pertenecieran éstos; pero, luego se utilizo mas concretamente para los creadores de instrumentos de cuerda.

Es a partir del renacimiento cuando el oficio de luthier empieza a ganar importancia, debido a que la función primordial de la música instrumental (para ese momento), era del mero acompañamiento del canto.

A partir de entonces, los hacedores de instrumentos, que otroran estuvieron vinculados a oficios como el de la carpintería, emplazaron a ganar maestría y el oficio se convirtió en un arte que ameritaba un estudio formal.

La luthería profesional en Venezuela es muy reciente. Las primeras guitarras realizadas en suelo criollo de un nivel de un nivel comparable al europeo datan de 1949, obra del español Félix Oliveras Boada, de quien se dice fue colaborador de Miguel Simplicio, hijo del gran constructor de guitarras Francisco Simplicio. A finales de los 70 llego a caracas, proveniente del cantábrico español, Ramón Blanco, cuyo estilo austero pero efectivo le ha valido el reconocimiento de nuestros mejores guitarristas.

Yliana Ferrebús y Cheo

Yliana Ferrebús y Cheo

Jaime Nobre, llegó también al país a mediado de los 70 y trabajó principalmente como arquetero y restaurador de instrumento de arcos. Hacia finales de los 90 se marchó a su tierra Portugal.Matías Herrera y su esposa Lucía Valli, son quizás los únicos luthiers radicados en Venezuela egresados del afamado Instituto profesional para el arte de la luthería y el legado de Antonio Stradivarius en Cremona.

Herrera estudió en principios con Jaime Nobre y luego se marchó a estudiar a Italia de donde regresó casado con Lucía a mediado de los 80.

Lo cierto es que la luthería o la construcción de instrumentos musicales conjuga maravillosamente el trabajo manual como medio para producir sonidos agradables, los materiales y una rama de la ciencia llamada acústica.

Quizás el instrumento musical de cuerda mas antiguo que el hombre conoció o descubrió haya sido el arco, al golpear su cuerda tensa producía sonidos y le bastaba variar la tensión de ésta para romper la monotonía.

Aunque la figura de Pitágoras (siglo VI a.c.) está envuelta en leyendas, se le atribuyen una serie de descubrimientos matemáticos musicales que constituyen el inicio de la ciencia armónica.
la leyenda qué por un designio divino Pitágoras pasó delante de una herrería y al oír los diferentes sonidos producidos por los martillos de los herreros, apreció qué tales sonidos eran consonantes. Vuelto a casa hizo una serie de experimentos con diferentes pesos atados a cuerdas, flautas, vasos de agua, etc., para comprobar matemáticamente las relaciones numéricas de las consonancias escuchadas.

Cuatro Yliana Ferrebús

Cuatro Yliana Ferrebús

Sus experimentos le llevaron a la invención de un instrumento musical llamado monocordio que estaba compuesto de una cuerda sonora, una caja de resonancia y un kanon o regla numerada con la que determinar las relaciones numéricas entre los diversos fragmentos de la cuerda sonora.

Es atrevido tomar como punto de partida el monocordio como el primer instrumento musical, pues es conocido que culturas mas antiguas que la griega tenían sus instrumentos musicales, sólo tomamos el monocordio como ejemplo ilustrativo pues es el instrumento mas simple conocido que introduce los conceptos fundamentales de un instrumento musical de cuerda que son: una cuerda en tensión, una caja de resonancia y una escala musical.

Luthier es el maestro que fabrica instrumentos musicales, deriva del latín y significa “constructor de laúd”, concepto que mas tarde se generalizó para denominar a cualquier artesano que fabrica instrumentos musicales de cualquier tipo.

El maestro Luthier es el encargado de transformar la materia prima para dar vida a un instrumento qué en manos del músico servirá para transmitir las emociones del compositor a un público receptivo o para su propio regocijo.

Lo anterior exige del instrumento ciertas cualidades para que pueda responder a los requerimientos del músico, el hecho es que a través de todas las épocas siempre ha existido una relación simbiótica entre el músico y el maestro luthier.

El luthier debe satisfacer las necesidades de los músicos innovando en el diseño de instrumentos existentes o creando nuevos instrumentos.

En general todos los instrumentos musicales, independiente de la calidad de su manufactura cumplen muy bien con su rol qué es el de transmitir sensaciones y emociones.

La definición de lo que es un instrumento de concierto es simplemente aquel instrumento que le sirve al concertista.

El maestro músico exigirá de su instrumento cualidades que no están presentes en un instrumento hecho en serie o fabricado por artesanos sin el conocimiento empírico y teórico adecuado. Un instrumento de concierto debe satisfacer plenamente el cuerpo y el alma de un músico, debe estar ergonométricamente diseñado para que sea placentero tocarle y su sonido debe ser la prolongación de su voz hecha arte.

Pueden contactar a Yliana a través de los teléfonos:
(0261) 753-5958
(0416) 368-3756

También pueden visitar su blog personal: Yliana Ferrebus