Armando Molero

Armando Molero
Armando Molero

Segun: www.sonidosdelfolklore.com.ve

Nació el 22 de noviembre de 1900, no se sabe exactamente donde pero se especula que podría ser en Los Puertos de Altagracia, El Moján, Isla de Toas o Quisiro. Lo que si se sabe con certeza es que desde niño se sintió atraído por la música. Tocaba la guitarra de forma autodidacta con un estilo muy personal y digno de estudios académicos.

Desde 1914 daba serenatas entonando décimas, danzas, contradanzas, valses y bambucos. Su versatilidad interpretativa lo llevó a participar como cantante en la radio zuliana a finales de los años veinte, llegando a ser uno de los primeros cantantes de la emisora: “La Voz del Lago”.

En la década de los treinta viaja a la capital y trabaja cantando en la Broadcasting Caracas y la Radiodifusora Venezuela, dando a conocer piezas como: “La Suegra”, “Una flor” y “Las Charreteras de mi capitán” y ganándose el reconocimiento del público nacional.

De vuelta la Zulia, labora como cantor diversas emisoras de radio como Ondas del Lago y Radio Catatumbo.

El Tuqueque de la guitarra, como le apodaban, se casó con Doña Josefina del Rosario Leal, oriunda del Barrio “El Empredao”, a quien conoció en las noches serenateras donde creció como artista.

Los mediodías zulianos eran su escenario radial. Las amas de casa sabían que era hora del almuerzo, cuando a las 12 en punto, la radio transmitía en vivo al cantor de la zulianidad: Don Armando Molero.

En su voz se recuerdan temas como: , , , , , , , , , , , , , entre otras.

En mayo de 1965, su labor es reconocida por el Círculo de Cronistas de la Radio y la Televisión, en virtud a su contribución a la promoción y difusión de la música zuliana. Armando Molero, “El Cantor de la zulianidad” o “El Cantor de todos los tiempos”, murió el 5 de febrero de 1971.

Armando Molero
Armando Molero

Según: http://www.saborgaitero.com

“El cantor de todos los tiempos” y quizá la primera voz en las ondas hertzianas de la radio zuliana, nació en Maracaibo el 20 de enero 1899. Considerado como el más grande cantautor musical de Maracaibo, Armando Molero fue además un gran guitarrista, con la cual logró transmitir y preservar el gentilicio zuliano.

Con su voz pastosa y estilo lleno de remembranzas, se inició como cantante en La Voz del Lago, y más tarde constituyó el Dueto Maracaibo, junto a César Villalobos, actuando en la Radiodifusora Maracaibo, de donde salieron con un contrato para trabajar en la Radiodifusora Venezuela y la Broadcasting Caracas, en los años treinta.

Armando Molero llegó a alternar con el comediante mexicano Mario Moreno “Cantiflas” y su voz gozó de gran popularidad en el Zulia, gracias a sus composiciones, entre las que destacan , , , , , , , , , , , , , , y .

Bambucos, valses, danzas y contradanzas eran la especialidad de Armando Molero, un cantante vernáculo, con dotes de serenatero, cuya actividad como compositor es motivo de polémicas, debido a las dudas sembradas por algunos personajes. No cabe titubeo en su trascendencia como el hombre que mejor representó el gentilicio zuliano, y en su labor de defensa a ultranza de nuestra tradición musical. Lila Morillo, el , el grupo , , e incluso la Orquesta Filarmónica de Londres han sido multiplicadores de la musa de este icono de la música zuliana, fallecido el 5 de febrero de 1971.

Segun: EL SITIO EDUCATIVO DE Melba Flen-bers
En entrevista realizada a su sobrina Graciela Josefina Chirinos Molero conocimos que Armando Segundo Molero nació en el Milagro el día 20 de enero de 1899, hijo de su abuela “Chona” como cariñosamente le decían a Doña Asunción Molero. Murió en su casa de Cerros de Marín el día 5 de febrero de 1971, a los 70 años. Sus restos reposan en el Cementerio El Redondo.

Panorama le dedicó un reportaje en el mes de Junio de 2004 en el que nombra las melodías inmortalizadas en su voz, entre otras: , , , , , , , , , , , , , , , , este último dedicado a su esposa Josefina Leal con quien al casarse se mudó a la Nueva Venecia.

Doña Josefina Leal de Molero
Doña Josefina Leal de Molero

“La voz de Armando, cuenta el gaitero Ricardo Cepeda, es sinónimo de zulianidad porque le cantó a lo campechano. ‘Uno lo escucha y se siente más zuliano. La voz de él es una caricia que desde Santa Lucía se extiende por toda la región’.(*)

Doña Josefina Leal de Molero, esposa de Armando mantuvo vivo el recuerdo del Cantor de Todos los Tiempos hasta su muerte en 1988.

Según www.lamaracucharadio.com

…Fue considerado por muchos el más grande cantautor popular de Maracaibo. Armando Molero cultivó un estilo único y basó su carrera en la difusión de géneros autóctonos.

El cantor de todos los tiempos, como fue llamado Armando Molero, nació el 20 de enero de 1899 y murió el 5 de febrero de 1971. Temas como El moñongo, El cocotero y Maracaibo de antaño lo inmortalizaron como artista popular. La danza, la contradanza y el bambuco encontraron en Armando Molero un interprete constante.

En la Maracaibo de la década de los cincuenta no hacía falta reloj para saber que eran las 12:00 del mediodía.

A marabinos como Enairo Villasmil, de 80 años, se les despertaba el apetito de sólo escuchar la música instrumental que Armando Molero usaba para iniciar su programa, el mismo que durante años sirvió como referencia horaria de los zulianos.

Mientras el olor del plátano maduro se colaba entre las casas de El Saladillo, las canciones de Armando Molero aderezaban los mediodías de los radioescucha. Tan criollo como la gaita fue este personaje nacido el 20 de enero de 1899. La gente esperaban con ansias el inicio del espacio que se prolongaba entre 12:00 y 12:30 de la tarde.

“Andá a poner los plátanos que ya empezó a cantar Armando Molero”, se le escuchó decir a más de uno, mientras se deleitaban con las seis canciones que le daba tiempo interpretar en la media hora de programa. Su carisma se hizo sentir en las emisoras radiales.

Guitarrista, compositor y cantante fueron los apellidos que acompañaron el nombre del zuliano que fue considerado por muchos el más grande cantautor popular de Maracaibo, “pues identificaba a su gentilicio plenamente”, según reseñaron los autores Luis Guillermo Hernández y Jesús Ángel Parra en su obra Diccionario General del Zulia.

Entre las composiciones que se le atribuyen figuran Josefina, Una flor, La tarde, Tu boca, Con el sombrero en la mano, La suegra, El estudiante, El beodo y El hijo ausente. Entre sus temas sobresalientes desfilan El cocotero y Maracaibo de antaño.

Tal fue su huella que artistas como Lila Morillo, Tino Rodríguez y Jesús Sevillano interpretaron algunas de sus canciones más emblemáticas, asentaron Hernández y Parra.

Armando Molero El cantor de todos los tiempos – Maracaibo – ZuliaPara el gaitero Agdénago Neguito Borjas la huella de Molero quedó reflejada en el tiempo. “Fue la referencia musical más importante que tuvo el Zulia en su momento. Lo veo como el actual Luis Miguel. Era una referencia folclórica muy importante. Cuando cantaba todo mundo lo escuchaba y se sabía sus canciones”.

Borjas creció escuchando las historias de sus abuelas, su mamá y sus tías. “Ellas me contaban que cuando empezaba Molero era hora de poner el almuerzo. En Molero se encierra la trayectoria de un hombre que le dio al Zulia un legado increíble en materia musical”.

Una de las cosas más importantes —agregó— “es que mantuvo vigente la contradanza, el bambuco, la danza, el vals y la décima. Cuando Molero muere, murieron los sueños del folclor y dejaron de escucharse esos géneros musicales, sólo sobrevivió la gaita”.

Cuando yo lo escuchaba cantando —añadió Villasmil— “ me daba hambre, pues caía en cuenta que se acercaba la hora del almuerzo. Cantaba danzas y bambucos. Algunas de las canciones no eran de su autoría. Siempre andaba con su guitarra, era como su maletín personal”.

Josefina Leal de Molero esposa de Don Armando Molero El Cantor de todos los tiempos – Maracaibo-Zulia-VenezuelaHabía personas que constituyeron una suerte de apuestas. “Las ganaban quienes acertaban el orden de las canciones que cantaría durante el programa. Quienes acertaban se ganaban un cobrito. Más de vez se cayeron los cuadros de apuestas porque metía una canción que no había interpretado nunca. Armando se convirtió en una referencia popular en esa época”, sostuvo Villasmil.

Anteriormente los cantantes compraban los espacios en las emisoras. Y para poder costear los pagos vendían publicidad a los comerciantes de la zona, recordó Villasmil, quien durante tiempo vivió de esa actividad.

El historiador Kurt Nagel destacó que “al pueblo le encantaba porque tocaba con mucha alma para ellos. Era un cantor popular, nada refinado, pero muy nuestro, muy folklórico, muy sentimental, muy romántico”.

Tenía apenas 12 años cuando Wilfredo Mabo escuchaba sus interpretaciones. “A las 12:00 todo mundo sintonizaba el programa. Recuerdo que estuvo en varias emisoras. La gente seguía su trayectoria. Entre los temas que se me quedaron grabados está El cocotero y El moñongo”, narró el marabino nacido hace 56 años.

La música del cantor de todos los tiempos, lo convirtió en un trovador y un guardián de la tradición musical zuliana, tal como lo refieren los historiadores Hernández y Parra, quienes lo describieron como “un cantante vernáculo de serenatas callejeras, con voz pastosa y su estilo lleno de remembranzas”.

Su llama folclórica se apagó el 5 de febrero de 1971. A sus 70 años abandonó este mundo, no sin antes dejar el legado de su amor por la zulianidad, por lo autóctono.

3 Comments

  1. Moraima

    Saludos…revisen por favor esta reseña sobre la vida de Don Armando Molero….al principio indican que nació el 22 de noviembre y luego segun texto tomado del portal http://www.lamaracucharadio.com escriben que fue el 20 de enero.

    Lo correcto es el 20 de enero de 1899. Sin embargo es importante destacar que para algunos autores el año exacto de su nacimiento aún es desconocido.

    Gracias.

  2. María Guerrero

    Recuerdo que cuando comenzaba el programa de Don Armando Molero a las 12 m, me iba para el colegio, y por todo el camino lo iba escuchando pues en casi todas casas sintonizaban el programa, era como una cadena regional.
    También recuerdo cuando recuerdo el titular del diario Panorama al reseñar la triste noticia de su desaparición física:
    “Ha desaparecido un pedazo de Maracaibo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *