Viejo Capanaparo

   

   

               

Las compuertas de mi pecho,

                                    

sí de mi pecho, se abrieron un día de invierno.  

                             

Se perdió el aragüaney,     la pica y hasta el jagüey,

                       

aquél jagüey, donde brillaba el lucero. (bis)


 

                  

Capanaparo, rinconcito de añoranza,

                         

la luna de tu esperanza ha perdido su fulgor.   

                       

Ya no se siente la canción arrulladora,

                             

se marchó la gran señora que te daba inspiración.   


 

           

Una tarde moribunda los nubarrones

                

del tiempo frenaron su corazón.   

             

Antonia Volcán se fue, la sabana

                      

y el garcero fueron presos del dolor.


 

   

   

La bandola y el corrío

fueron tan suyos como símbolo sagrado.

De allí nunca partirá, símbolo también será,

desde el recuerdo viejo bar Capanaparo. (bis)


 

La brisa inquieta que despeina el pajonal,

despertará su turpial, hará bongo a su canción.

Las golondrinas que forjaron sus anhelos,

volarán allá en su cielo jugueteando con su sol.


 

Desde allí el palmarital,

el trigo y el cafetal, conservarán su primor.

Antonia Volcán se fue

pero sembró en su camino una mata de pasión.


 

   



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *