Mi viejo lar


 

Les pido me disculpen por esta travesura, pero esta canción la dediqué en el año 2005 a esa casa grande donde nací y me crié y quería compartirla; mi viejo lar, es una casa con aire colonial, con muchos árboles, frutas y plantas medicinales, con una pieza que en los años 90 cumplió 100 años y era propiedad de mis abuelos maternos. En ella, aprendimos los primeros valores de vivir como familia, del respeto a los padres, a los mayores y también, convivir con los vecinos, esos vecinos que en esos años forman parte integral de tu mundo: Manuelito, un campesino venido de la población de Canoabo, siempre con muchos cuentos, la mayoría eran embustes, aunque era muy amante de los perros; Elías Falcón, que le tenía sobrenombre a todos en la cuadra, tanto a hembras como varones; los Absuarde, con los que hacíamos competencia de carreras; Virgilio Gutiérrez, muy buen músico, que tocaba todos los instrumentos de cuerda y estaba aprendiendo a tocar trompeta para tocar con sus Mariachis; Ignacio Falcón, padre de Elías, quien reunía una parranda en Navidad como La Verde Clarita y por supuesto, estaba el grupo de las serenatas con Cheo, Daniel, "El Negro" y "El gato", "la cuerdita" con los que compartía todas esas vivencias de una niñez y adolescencia muy feliz, a pesar de todas las limitaciones propias de una barriada modesta de Valencia. Espero que cada uno a su manera, pueda plasmar esas anécdotas de su infancia para beneficio propio y el de sus allegados.

Carlos Mendoza


 

INTRO:

   


 

                                           

Hoy me puse a recordar mi vieja casa colonial, sus rincones y su

                               

solar tan sombread   o; donde aprendí a caminar, a reír, jugar, cantar,

                      

estudiar y también hacer mis oracion   es.   


 

                                                       

Su cocina ancestral, pues cumplió  ya un centenar, la amplia sala original

                                   

de los abuelos; quiero recordar pues era sin igual, aquella vieja casa

                           

de mi infanci a, d onde visité  selvas, llanos y también

           

juegos de pelota a granel.   


 

                                                   

Los vecinos de mi niñez, peculiares por doquier, matizaban nuestro lar

                                     

en esos dí    as: con los cuentos de Manuel hablando de su perro fiel

                          

y los sobrenombres de Elías a la cuerdit   a.    


 

                                                        

Los Abzuarde al correr y la guitarra de Gutiérrez, la parrandita en Navidad

                                

de Ignacito; pero era sin igual ese grupo de cantar, con Cheo,

                                  

Daniel, El Negro y El Gat   o; c on los que jugué chapitas, metras

                      

y ajedrez, con horas de tertulia a granel.   


 

                           

Flores y frutas frescas siempre Ud. podía ver, que  hasta el vecino

                             

 podía escoger.      Yerbas y condimentos para la hora de comer,

                          

también mi madre hallaba en aquel vergel.   


 

                                                   

Hoy me puse a recordar mi vieja casa colonial, sus rincones y su solar

                              

tan sombread   o, donde aprendí a caminar, a reír, jugar, cantar,

                      

estudiar y también hacer mis oracion   es.   


 

                                                       

Su cocina ancestral, pues cumplió  ya un centenar, la amplia sala original

                                   

de los abuelos; quiero recordar pues era sin igual, aquella vieja casa

                                

de mi infanci a;  donde visité selvas, llanos y también juegos de pelota...

      

           a granel...  


 

-------------------------------------

---------------0--3--0--3-

-0--2-------------------------

-------------------------------------

   


 


 


 


 



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *