Mi amigo el cuatro

Tumblr

INTRO:

   


 

                                   

Cuatro sonoro, tu mi viejo compañero  el que siempre me

                                          

acompaña entre palitos de caña por todo  mi pueblo entero,

                                

tu mi sosiego en momentos de amargura, mis penas

                       

una por una escuchaste sin remedo.


 

                                      

Tu me apoyaste y me brindaste consuelo, cuando andaba

                                              

destrozado por aquél bravo guayabo, que me cargó por el suelo,

                                      

fuiste el pañuelo que enjugó  todo mi llanto, por eso

                             

mi viejo cuatro es mucho lo que te debo.


 

                                           

Mi amigo cuatro, no creas que se me olvidó  que entre tu y yo

                                   

existe un pacto sincero, que ambos firmamos con tintas

                                  

del corazón, la tarde que se marchó  aquel amor traicionero.


 

                                     

Mi amigo cuatro, tu sabes cuanto sufrí, me volqué en tí

                                       

para olvidar el recuerdo, entre tus cuerdas fui convirtiendo

                                  

en canciones toditos los sinsabores que me mantenían enfermo.


 

INTERLUDIO:

   


 

                                        

Bello instrumento hecho del más fino cedro, con clavijas

                                     

de metal que se dejan enlazar por tu mágico cuerdero,

                                        

hueco madero apoyado en un bastón donde trastean con pasión

                       

las melodías de un te quiero.


 

                                         

Cuatro sonoro padre del canto llanero, ostentas un manantial

                                   

abierto de par en par en tu pecho bullanguero, donde

                                 

nacieron llenas de  melancolías, inquietas polifonías

                     

que volaron hacia el cielo.


 

                              

Devoto cuatro no pienses que me alejé  y te dejé

                                    

sometido en el destierro, fue simplemente que al fin    

                                    

mi vida cambió, un amor lindo llegó, ahora soy feliz de nuevo.


 

                                 

Mas sin embargo en honor a tu lealtad, voy a guardar

                                     

intacto  tu cuerpo entero, adornaré  en mi rancho un pedestal

                                  

donde te habré de colgar, por siempre  mi cuatro viejo.


 

POSTLUDIO:

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN EN VIVO



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com
Tumblr

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *