La traición de Mariana

   

   

                                           

Si hoy no valgo ni un centavo y vivo en la carraplana

                                               

el culpable es un guayabo que, en mi alma, sembró una dama.

                           

Como la amo locamente me dió un golpe de campana

                                

que hasta de seguir viviendo se me quitaron las ganas.


 

                                         

Fue muy grande la tristeza que sentí aquella mañana

                                   

cuando con delicadeza la llamé por su ventana.

                          

Se me acercó una persona diciéndome: mira fama,

                                   

si estás buscando a tu novia, se fue este fin de semana.  


 

                                     

Por aquí paso buscándola un tipo con una Autana

                                      

y estuvo un rato besándola en aquella campechana.

                             

La llevó a su camioneta le puso un suéter de lana.

                              

La monto, trancó la puerta y arrancaron pa Guayana.


 

                                        

Por esa injusta traición mis lagrimas se derraman

                                              

y siento que aquí en mi pecho me esta quemando una llama.

                          

Será porque me lastima esta herida que no sana,

                             

haciendo que mis lamentos se los trague la sabana.


 

   

   

   

   


 

                                   

Como todavía la quiero extraño su piel lozana,

                                       

sus labios tiernos y dulces como la misma manzana.

                         

Sé bien que me abandonó porque reales no manan

                           

pero el día menos pensao se voltea la palangana.


 

                                       

Allá en Valle de la Pascua saliendo pa Chaguaramas,

                                         

por cuestiones de la vida me tropecé con su hermana.

                       

Hay mismo le pregunté dame razón de Mariana

                           

que quiero volver a verla a pesar que no me ama.  


 

                                     

Me dijo: antier se casó con un negro de Palmana

                                  

que tiene mucho ganao y una flota de chalanas.

                            

Hay sí que mis esperanzas se pusieron más lejanas

                             

y sentí que a mi guayabo le endurecieron las ramas.


 

                                      

Dicen que con aguardiente este dolor se aliviana,

                                       

por eso brindo con ron si hoy se acaba mi buchanans.

                               

No importa que bien borracho me sorprenda la mañana,

                        

recordándola bonito para llorar con mas ganas.


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *