Enguayabá y barrigona

INTRO:

   


 

                

Así era  que tú querías negrito lindo

                               

verme con la barrigota, pa' después abandonarme

                         

como una chancleta rota, que se usa

                       

cuando sirve y más alante se bota.  


 

              

Mi madrecita querida me aconsejaba

                                       

pero yo  me hacia la loca, cuando estaba amante aquí

                                

yo le ponía una carota, agachaba la cabeza

               

y me callaba la boca.  


 

                      

En el mundo del amor      mire comadre

                                    

las mujeres se equivocan, por la falta de experiencia

                                        

es que una pone la torta, cuando el marido la deja

                                          

con la barriga grandota, ahí si es verdad que decimos:

                    

como mi madre no hay otra.    


 

                             

Mi sufrimiento es muy grande    Maira Tovar

                                

desde lejos se me nota, las lágrimas se me salen

                                      

pero a eso nadie le importa los aliños me repugna,

                               

ya no me sirve la ropa y el muchacho pataliando,

                     

me despierta y me trasnocha.


 

INTERLUDIO:

   


 

                         

Por culpa  de ese bandido     de mis esperanzas

                               

hoy solo quedan boronas, un corazón mal herido

                                         

de una mujer querendona, que quiere con todo el alma

                        

al hombre que hoy la abandona.  


 

                      

Hoy se que  mas mala suerte    mire familia

                                 

cuando apunta no perdona, si la mujer es honrada,

                                      

humilde y buena persona, nunca falta una bandida

                 

que le quite la corona.  


 

                        

Ojalá que por jembrero     a media noche

                                  

le saliera la Sayona, que lo asuste, que lo muerda

                                      

y que lo mande a la lona, tan solo de esa manera

                                        

un hombre así se arrincona para que pierda la maña

                 

de picar fruta pintona.  


 

                            

Quién sabe cuántas mujeres    en esta tierra

                                  

andarán llevando broma, porque a veces el destino

                                        

nos enseña y nos traiciona, fíjense como ando yo  

                                     

dando tumbos y maromas, sin marido y sin hogar

                  

enguayabada y barrigona.


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN EN VIVO


 



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *