El príncipe del amor

INTRO:

   


 

                         

Quedé limpio cantinero, rascaito y sin dinero

                             

y con una gran tristeza, yo nunca he sido gorrero

                                              

y le cambio este sombrero por tres cajas de cerveza,

                                    

que si lo acepta ligero me las pone aquí en la mesa

                            

y mañana va a lucir un esticso en la cabeza.  


 

                             

Cuando a uno lo abandonan, se van y no lo perdonan

                                

ahí es cuando el mal empieza, se distorciona la risa

                                        

el cuerpo se alcoholiza y se bota una riqueza

                                  

y es cuando uno se pone que hasta la vida le pesa

                               

y le zumban manguzones la soledad y la pobreza.


 

                                  

          Palo que nace torcido ni un ventarrón lo endereza

                                       

yo que fui un enamorado de la calle y sus condesas

                                     

sin saber que la del rancho también tenía su belleza.


 

                                   

          En las paredes del pueblo me dibuja un sinverguenza

                                      

con un graffiti grandote en donde dice: Sorpresa!

                              

al príncipe del amor lo abandonó  su princesa.


 

INTERLUDIO:

   


 

                        

Por aquí voy caminito, tembloroso y rascaito

                             

caminando sin firmeza, con un litro de aguardiente

                                            

mirándola con la mente que alante se me atraviesa

                                        

que me mira y que me llama, que me abraza y que me besa

                                   

y al final es un retoño que abrazo con tanta fuerza.


 

                           

Virgencita de los llanos estoy abriendo mi mano

                                 

pa' ofrecerte una promesa, te juro que este cristiano

                                              

no te está jurando en vano, que si Ud me la regresa

                                 

me le  tiro sin camisa a atravezar el Portuguesa

                                           

 aunque muera demostrándole que ella es la que me interesa.


 

                                       

          Hay un grillo madruguero que me trasnocha y me estresa

                                          

reviento rumbeando un grito pa' la costa una represa,

                                 

y al llegar es un lamento que produce una pereza.


 

                                

          Mi Dios dijo Dios y hombre sobre la  naturaleza

                                

pero con este dolor se me quita la guapeza

                                  

lo que sí no se me quita es la juma y la tristeza.


 

   


 

VIDEO DE LA CANCIÓN EN VIVO



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *