Candelaria

             

No me mires, Candelaria,  

            

que la cara se me pone   

             

cual purpúrea granadina,  

          

toda llena de rubor.


 

            

No me mires que mirando  

             

se despiertan los amores  

                

y aceleras el latir de mi cora  zón,

      

de mi cora  zón.


 

             

No me mires, Candelaria,  

            

que la cara se me pone   

             

cual purpúrea granadina,  

          

toda llena de rubor.


 

            

No me mires que mirando  

             

se despiertan los amores  

                

y aceleras el latir de mi cora  zón,

      

de mi cora  zón.


 

             

No me mires que tus ojos

            

tienen fuego para mí     

                  

porque abrasan de amor, Candelaria,

            

y tornan mi cara color de rubí.


 

             

No me mires que tus ojos

            

tienen fuego para mí     

                  

porque abrasan de amor, Candelaria,

            

y tornan mi cara color de rubí.


 

             

No me mires, Candelaria,  

            

que la cara se me pone   

             

cual purpúrea granadina,  

          

toda llena de rubor.


 

            

No me mires que mirando  

             

se despiertan los amores  

                

y aceleras el latir de mi cora  zón,

      

de mi cora  zón.


 

             

No me mires, Candelaria,  

            

que la cara se me pone   

             

cual purpúrea granadina,  

          

toda llena de rubor.


 

            

No me mires que mirando  

             

se despiertan los amores  

                

y aceleras el latir de mi cora  zón,

      

de mi cora  zón.



Ver más canciones y acordes en www.micuatro.com

Quizá también te interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *